Barranc de L’Encantá.

img_9552
Cascada y laguna en el Barranc de L’encantá.

Cuenta la tradición que antes de partir al exilio, los moriscos de estos Valles dejaron escondido un fabuloso tesoro en una cueva del barranco que lleva las aguas del Río de Planes al Río de Alcoy (Serpis) y dejaron a su custodia, por si acaso volvían, a una doncella encantada como guardiana de sus riquezas.

Con la base de este hecho, se han creado leyendas diferentes que han llegado hasta nosotros. La primera y más fantástica comenta que la doncella encantada es una hermosa mujer de cintura para arriba, pero que de cintura para abajo tiene cuerpo y patas de oca.

En su cabeza lleva una hermosa diadema de oro puro que reluce bajo los rayos del sol cada vez que realiza una de sus esporádicas salidas o paseos cada cien años. Cuenta la leyenda que va en busca de algún campesino (preferiblemente pobre) que esté cultivando los campos vecinos al barranco.

Continúa leyendo Barranc de L’Encantá.